Carta de la Directora

Hace más de una década llegué a España con una maleta cargada de ilusiones.  La Madre Patria como nos enseñaron en la escuela, por fin era una realidad.

Ser inmigrante muchas veces te condiciona. Sin embargo, nunca dudé de las grandes oportunidades que podía ofrecerme esta tierra que hoy considero como mía propia.

A lo largo de estos años he tenido oportunidad de seguir formándome, de trabajar y de conocer personas maravillosas, entre ellos grandes profesionales, de los cuales no dejo de aprender. Aquí conocí a mi esposo y he formado mi familia. Junto a él hemos sentido siempre la necesidad de aportar un poco más a una sociedad que nos ha dado tanto pero, según nuestra opinión, vive inmersa en un consumismo voraz y muchas veces irresponsable donde muchos niños crecen sin dar valor a las cosas que tienen.

Compartiendo las mismas inquietudes, hace 2 años nos embarcamos en una estupenda iniciativa cuyo fin es ayudar y apoyar, promocionando la educación financiera y económica básica a niños y colectivos en riesgo de exclusión social derivado de su sobrendeudamiento, prestando especial atención a familias monoparentales.

Los niños son el futuro, por ello es importante que desde temprana edad sean conscientes del manejo adecuado de sus propios recursos. Creemos que es posible un mundo mejor para nuestros hijos, por ello buscamos así mismo transmitir valores éticos y morales, conscientes de que el verdadero cambio viene a través de una reforma en la actitud individual, no colectiva.

Fundación Nagel es el resultado de un pensamiento altruista del que también son partícipes profesionales que, desde el sector empresarial financiero y académico, han confiado en este proyecto y en su valor, permitiéndole cobrar vida. Sólo el trabajo conjunto ha hecho posible que lo que comenzó como una idea embrionaria se haya convertido en este motor social.

La experiencia acumulada es nuestro mejor trampolín para continuar luchando por la excelencia y sobre todo, por nuestra razón de ser, las personas.

firma